domingo, 3 de julio de 2011

TRIUNFAR DEPENDE DE NUESTRA RESISTENCIA

Las personas triunfadoras tienen por lo general gran capacidad de trabajo y una resistencia a toda prueba.

Miguel Ángel considerado uno de los mejores artistas del mundo, autor de estatuas tan famosas como la Piedad y el Moisés, del Vaticano, era capaz de estarse 20 horas y más, trabajando seguido; y semanas y semanas de espalda en los andamios pintando los techos en la Basílica de Roma. 
Napoleón aguantaba hasta treinta horas ininterrumpidas  a caballo, y antes de las batallas averiguaba qué edad tenía el jefe enemigo y qué capacidad de trabajo y de resistencia; así sabía a las cuántas horas lo podría tener anulado por el cansancio.
Simón Bolívar, obtuvo resonantes triunfos militares, después de expediciones extenuantes. 
Formó a sus hombres con una inmensa capacidad de resistencia a la fatiga, al cansancio y a los obstáculos.

La historia de Charles Atlas es muy conocida, cuando era joven fue despreciado por una muchacha por considerarlo debilucho e incapaz de acciones valerosas. Se dedicó entonces a  los ejercicios físicos y a labores que le aumentaran su capacidad de resistencia a las dificultades, llegando a ser campeón mundial. Fue fundador de una famosa escuela internacional de educación física.
Pero lo que se necesita no es solamente resistencia física.  Es sobretodo resistencia moral. Capacidad de aguante, de paciencia; fuerza para no dejarse atraer hacia el mal, para no explotar en pasiones de ira, de pereza o de orgullo.
La decisión es tuya. 
Saludos.
Pallas de Venezuela. 


















  

No hay comentarios:

Publicar un comentario