martes, 5 de julio de 2011

ÁGUILA O SERPIENTE

En el interior de cada persona se libra una gran batalla.
Por un lado se encuentra el águila que asciende.
Todo lo que este animal representa es bondad y belleza.
Se eleva muy por encima de las nubes y aun cuando cae en picada hacia los valles, construye su nido en los riscos verticales de las montañas.
Se alimenta de esfuerzo y entrega, forma también parte de su menú el sacrificio y las luchas.
Está acostumbrada a soportar privaciones y lleva con hidalguía las duras pruebas que la vida le presenta.
Nunca se derrota y está siempre dispuesta a volver a empezar.
Al otro lado de nuestro interior se encuentra la escurridiza serpiente, la víbora de cascabel.
Este engañoso reptil representa los peores aspectos de una persona, su lado oscuro.
La serpiente se alimenta de los fracasos y caídas.
La depresión es otro de sus bocados preferidos. 
Tiene la facilidad de arrastrarnos hacia los vicios y disfrutar de los más bajos instintos. 

Puedes tú decir con franqueza y sin temor ¿cuál domina tu vida?
Si dejas que la decepción, el descalabro y la mediocridad te lleven a eludir tus responsabilidades, has dejado que la serpiente decida por ti.
Deja de alimentarla y no te quejes tanto.
No destruyas tu vida, luego te arrepentirás y será demasiado tarde. 
Si te caíste, sigue el ejemplo del águila y vuelve a levantarte.
Piénsalo...
Saludos.
Pallas. 






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario