martes, 21 de junio de 2011

LA PAZ PERFECTA: REFLEXIÓN


Cierto rey prometió un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos lo intentaron. El monarca observó y admiró todas las obras, pero solamente hubo dos que en verdad le gustaron.
La primera mostraba un lago muy tranquilo, espejo perfecto donde se reflejaban las montañas circundantes. Sobre ellas se encontraba un cielo azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura estuvieron de acuerdo en que reflejaba la paz perfecta.
La segunda también tenía montañas, pero estas eran escabrosas. Sobre ellas había un cielo oscuro, del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua.
Esta imagen no se revelaba para nada pacífica. Pero cuando el gobernante analizó el cuadro más cuidadosamente, observó que tras la cascada, en una grieta, crecía un delicado arbusto. En él había un nido y allí, en medio del rugir de la violenta caida de agua, un pajarito.
¿ Cuál cree usted que fue la pintura ganadora?
El rey escogió la segunda y dijo: 
"La paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin dolor. Significa que, aún en medio de estas circunstancias, nuestro corazón puede permanecer en calma".
Saludos.
Pallas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario