domingo, 19 de junio de 2011

AUTO-CONTROL: LA CLAVE DEL ÉXITO

Hablar o escribir con disgusto no es conveniente, porque salen a relucir las ofensas, los maltratos, los improperios y el irrespeto. Hay que mantener la cordura.
No hagas nada que pueda disminuir el respeto que sientes por ti mismo.

Aprende a manejar adecuadamente las emociones para que no se conviertan en emociones destructivas. No permitas que sean ellas quienes te controlen haciéndote actuar de mala manera.
Si bien es cierto que es necesario descargar nuestras rabias, debemos hacerlo de una forma no hiriente.
La negativa a aceptar el punto de vista de los demás, alimenta la ira, por tanto es necesario tener conciencia que cada persona tiene derecho a pensar y opinar diferente. 
Desahogate de forma tal que no le causes daño a  tu semejante.
Es lamentable que una relación de años se fracture por no sabernos controlar. 
Recuerda...
Para el reclamo hay tiempo.
Saludos.
Pallas.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario