lunes, 1 de agosto de 2011

INOCENCIA



Aquella niña se encontraba sentada junto a un árbol observando el cielo.
En ese momento un relámpago iluminó el firmamento, la pequeña se puso de pie y sin dejar de mirarlo abrió sus brazos.

Su madre estaba perpleja, no entendía lo que pasaba, porque su hija debería sentir muchísimo miedo y en lugar de eso continuaba ensimismada sin dejar de sonreír.
¿Qué miras y por qué sonríes?, preguntó la mamá.
¿Sabes por qué sonrío mami?
Porque Jesús me está sacando fotos y esas son las luces de su cámara fotográfica.
Algún día me gustaría verlas. 

Cuando veas relámpagos en el cielo, deja que Dios ilumine tu corazón, no tengas miedo, no te escondas, deja que te cautive la inocencia, quizás el Señor quiera sacarte unas fotos para su álbum. 


Saludos.
Pallas.










No hay comentarios:

Publicar un comentario