jueves, 4 de agosto de 2011

EL CULTIVO QUEMADO


Había un hombre que odiaba a una zorra porque le ocasionaba algunos daños ocasionalmente.
Después de mucho intentarlo, pudo al fin atraparla y buscando vengarse de ella, le ató a la cola una mecha empapada en aceite y le prendió fuego, entonces la dejó correr sabiendo que el fuego la consumiría irremediablemente. 
La zorra como era de esperar, salió corriendo con una gran velocidad, pasando por los cultivos del hombre y pudiendo llegar a un río a salvarse. 
El labrador, contempló llorando, como al pasar ella por sus campos, se quemaba toda su producción. 

Moraleja:
Procura ser comprensivo e indulgente, pues siempre sucede que el mal que generamos, tarde o temprano se regresa en contra nuestra.


Saludos.
Pallas. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario