miércoles, 3 de agosto de 2011

EL HOMBRE QUE TENÍA DOS ESPOSAS


En épocas antiguas, cuando se permitía a los hombres tener muchas mujeres, hubo uno de mediana edad que tenía dos esposas; una de ellas era joven...
y la otra era vieja.
Las dos lo querían mucho y cada una deseaba que el compañero fuera como ellas.
Ahora bien, el cabello del sujeto empezaba a encanecer, lo cual no gustaba a la de menos edad, porque lo hacía demasiado viejo para estar a su lado. Por tal razón, todas las noches solía peinarlo y aprovechaba para arrancarle todos los cabellos blancos que veía.
Por su parte, la vieja veía complacida como el cabello de su marido se tornaba blanquecino, ya que a ella no le gustaba que la confundieran con su madre. Por ello todas las noches, con excusa de arreglarle el pelo, le arrancaba cuanto cabello negro encontraba. 
La consecuencia de todo esto fue que en poco tiempo este hombre quedó con la cabeza monda y lironda.

Moraleja:
Si quieres complacer a todos, no complacerás a nadie. 

Saludos.
Pallas. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario