jueves, 2 de febrero de 2017

OJO TURCO: AMULETO CONTRA LAS MALAS ENERGÍAS

También conocido como nazar, es un abalorio con la forma de una gota plana donde se encuentra la figura de un ojo al que se atribuyen fuerzas protectoras, y que es muy usado como talismán o amuleto contra el mal de ojo y las malas energías.


Es muy común en Turquía y en Grecia para la protección contra la influencia negativa de la envidia, tradicionalmente conocida como ‘mal de ojo’. 

Según la tradición, que se remonta a los tiempos del antiguo Egipto y Babilonia, los malos sentimientos del ser humano se proyectan a través de los ojos, pues estos son la parte más expresiva del cuerpo. 

De modo que es usual llevar un ojo turco como protección. La gente acostumbra usarlos en el cuerpo, con collares, pulseras, zarcillos o tobilleras, así como colocarlos en el sitio de trabajo, en el carro, los teléfonos celulares o en la puerta de la casa. 

Es también común ponerles un ojo turco a los bebés recién nacidos como medida de protección. Incluso, actualmente, una compañía de aviación comercial turca lleva el emblema del ojo en su coleta, lo que recuerda los tiempos antiguos, cuando se colocaban en las embarcaciones. 

Los tonos podrán variar según la intención con que se lleve el amuleto.
Significado de los colores en el ojo turco
  • El azul, asociado al agua, es el signo del buen Karma, se vincula a las buenas energías. Encarna la verdad y ofrece directa protección frente al mal de ojo. 
  • El rojo, relacionado con la sangre, el amor, el poder y la determinación, así como de la pasión y el deseo.
  • El amarillo, representa la fuerza, la vitalidad; la salud y el vigor físico.
  • El verde, simboliza la esperanza y el crecimiento personal.
  • El blanco se asocia a la luz; alude a la bondad, la inocencia; la perfección que limpia y purifica energías negativas y las transforma en positivas.
  • El morado, personifica el poder, y la ambición. Se asocia a cualidades como la sabiduría, la dignidad, la independencia, la creatividad, el misterio y la magia.







No hay comentarios:

Publicar un comentario