martes, 3 de julio de 2012

PARA SENTIRTE RADIANTE

Ponle freno a tu lengua. 
Cumple tus promesas a cualquier precio. 
Enriquece tu vocabulario con palabras amables y alentadoras. 
Elogia el trabajo, sin importarte quien lo haya hecho. 
Ten siempre una sonrisa en tus labios. 
Olvida tus penas, preocupaciones y desengaños.  
Alégrate con los que están contentos y acompaña a los que lloran. 
No juegues con los sentimientos de los demás; las bromas pueden herir a quien menos crees y sobre todo sé paciente. 

















No hay comentarios:

Publicar un comentario