lunes, 23 de julio de 2012

ANTES DE QUEJARTE CUENTA TUS BENDICIONES


Hay niños que cierran los ojos cuando el estómago se les retuerce, cuando el dolor irradia todo su cuerpo y sin embargo, están tranquilos, no lloran, no gritan, no tienen fuerza, sólo sus ojos pueden hablar. 
Ellos morirán dulcemente sin hacer ruido, sin molestar a nadie y con los brazos cruzados sobre su vientre hinchado.
Entonces...
¿Por qué te quejas tanto...?



















No hay comentarios:

Publicar un comentario