viernes, 6 de julio de 2012

EXTERIORIZA TU ENOJO


No dediques buena parte de tu energía mental y emocional a recordar ofensas, daños e injusticias de las que has sido objeto manteniéndolas vivas en ti, sería como pasarte la lengua por una muela cariada constantemente, sintiendo las punzadas de dolor, en lugar de reparar la lesión dental.
Saca tu disgusto fuera, es preferible exteriorizar tu enojo en el momento en que ha sido provocado, en vez de guardártelo. 
Facilita la reconciliación y asume una postura conciliadora para aclarar el conflicto y resolver la discusión sin resentimientos, te aseguro que te sentirás mejor. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario