domingo, 15 de julio de 2012

LA MUJER OBEDIENTE

Había un hombre que trabajo como un burro toda su vida para acumular fortuna, lo único que le importaba era el dinero.
Cierto dia comentó a su esposa:
"Cuando muera, quiero que me entierres con todas mis riquezas" ¿Me lo prometes...?
La mujer, con profundo pesar, no tuvo otra alternativa que decirle que si. 
El hombre murió y después de la ceremonia, antes de bajar el ataúd a la fosa, la dama dijo:
"Un momento, falta algo" 
Tomó una cajita que traía en la mano, abrió la urna y la puso dentro.
Su mejor amiga, manifestó:
"No creo que hayas sido tan bruta de haber cumplido la promesa"
La leal esposa exclamó:
"Yo soy cristiana y no podía romper la promesa a su última voluntad" 
¿Le pusiste todo el dinero ahí...?
"Claro que si, deposité todo en mi cuenta y le giré un cheque por la cantidad exacta, si lo puede cambiar desde donde está, pues que se lo gaste.

Saludos.
Pallas de Venezuela. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario