lunes, 13 de marzo de 2017

FÁBULA: LA PULGA Y EL HOMBRE


Un hombre con cara de pocos amigos, dormía profundamente cuando comenzó a sentir una horrible picazón por todo el cuerpo. 
Molesto por la situación, buscó en su cama para ver qué era lo que le estaba causando tanta molestia. 
Tras su búsqueda encontró a una minúscula pulga y le dijo las siguientes palabras:
¿Quién te crees que eres para no dejarme disfrutar de mi merecido descanso?
Contestó la pulga:
"No fue mi intención molestarte, te pido por favor no me mates, déjame seguir viviendo" 
El hombre riéndose, manifestó: 
"Lo siento pero acabaré con tu vida para siempre, no tengo porque seguir soportando tus picaduras, no me importa si es grande o pequeño el problema que me causes" 

                                          Moraleja: 

Todo aquel que le hace daño a otra persona, debe estar dispuesto a afrontar las consecuencias.









No hay comentarios:

Publicar un comentario