domingo, 29 de enero de 2017

NARCISISMO O ENAMORAMIENTO DE SI MISMO


En la mitología griega, Narciso era un joven muy hermoso.  
Las doncellas se enamoraban de él, pero éste las rechazaba.  
Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien era incapaz de hablarle a Narciso y decirle que lo amaba. 
Un día, cuando él estaba caminando por el bosque, sintió ruido y  preguntó: 
¿Hay alguien ahí? 
Eco respondió: 
"Aquí, aquí" 
Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le gritó: 
¡Ven!.   
Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos pero Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz. 
Para castigar a Narciso por su engreimiento, Némesis, la diosa de la venganza, hizo que el joven se enamorara de su propia figura reflejada en una fuente y en una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. 
En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y a la memoria de Narciso.











No hay comentarios:

Publicar un comentario