domingo, 6 de agosto de 2017

RICINO: PLANTA VENENOSA



Creo que a las generaciones actuales ya no les tocó beber aceite de ricino como tónico o vitamínico pero la planta sigue presente en muchos hogares. 
La semilla es muy, muy venenosa y si el mentado aceite no lo era es porque en su fabricación se extrae la ricina, una proteína sumamente tóxica que provoca diarrea, vómitos e hipotensión, pero su efecto más dañino es que se une a los ribosomas de las células, impidiendo la síntesis de proteínas y generando muerte celular que eventualmente redunda en la muerte del organismo. 
Una semilla de ricino puede matar a un gato. Dos a un perro o un niño, y tres o cuatro a una persona adulta.









No hay comentarios:

Publicar un comentario