viernes, 2 de junio de 2017

UNA BUENA COMPARACIÓN


Imagínate a un árbol en plena tormenta...  
¿Verdad que permanece fuerte para seguir dándonos su sombra y sus frutos? 

Algunas veces nuestra situación en la vida se parece a la de estos árboles, pero otras, el viento arroja contra nosotros todos los males de la vida y nos sentimos incapaces de soportar tanto sufrimiento y desdicha. 

Pero cuando cesa el vendaval y la lluvia, el sol vuelve a calentar nuestras ramas y volvemos a dar sombra a todo aquel que la necesite. 

Y eso es, lo que en realidad nos hace feliz.










No hay comentarios:

Publicar un comentario