lunes, 3 de julio de 2017

VAS POR EL CAMINO CORRECTO

Cuando levantas los brazos, para tomar aire y no para rendirte. 
Cuando te pones en los zapatos del otro y entiendes que no puedes cambiar a nadie, pero sí puedes cambiar lo que no te gusta de ti. 
Cuando eres lo suficientemente fuerte para afrontar tus miedos, y perseguir tus sueños. 
Cuando descubres que la vida está hecha de magia y que al despertar en la mañana, Dios te está dando una nueva oportunidad.  
Cuando dejas de pensar en el pasado y continuas con el mismo entusiasmo de siempre.
                                      Recuerda: 
Caerse está permitido, pero levantarse y seguir debe ser obligatorio. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario