domingo, 16 de abril de 2017

LA TUMBA ESTÁ VACIA


"Y cuando entraron  en el sepulcro vieron a un joven sentado al lado derecho cubierto de una larga ropa blanca y se espantaron. Mas él les dijo: no os asustéis, buscáis a Jesús Nazareno el que fue crucificado, ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar donde le pusieron. Pero id y decid a los discípulos, y a Pedro, que Él va delante de vosotros a Galilea, allí le veréis como os dijo" (San Marcos 16: 5-6-7)
                                             Reflexión
La resurrección de Jesús es el hecho más importante de la fe cristiana. Todo hubiera acabado si tres días después de su muerte no hubiera resucitado. Pero las Sagradas Escrituras se cumplieron y todo lo que se profetizó sobre Él fue verdad. Jesús está vivo y está sentado a la diestra del Padre, intercediendo ante Él por nuestras plegarias, nuestros anhelos, y nuestros planes. 
Él continúa haciendo milagros todos los días, favoreciendo a las personas que han creído en su corazón y han confesado con su boca que Jesús es el Señor de sus vidas. 
Su Espíritu Santo, vive ahora con nosotros y de nuevo se cumplió otra de sus maravillosas promesas. Era necesario que su muerte física se diera para que su naturaleza espiritual more en nosotros para siempre, dándonos sabiduría, conocimiento, dirección, palabra, en fin todas las instrucciones que necesitamos para que todo lo que emprendamos sea coronado con éxito. 
No hubo victoria en el sepulcro, pues la tumba está vacía. 
Él está vivo y vive con quienes le temen.











No hay comentarios:

Publicar un comentario